Una sonrisa, un acorde musical, un gesto no son ni más ni menos que signos de interactuación con nuestros semejantes, inclusive “un anduve…un escalón del alma”, es decir, una forma de expresar un estado emocional.

Digamos que en el lenguaje visual…el punto, las sucesión de los mismos (una línea), la línea dirigida (trazo), trazo sobre papel, pincel sobre lienzo o dedos sobre plastilina…son signos, expresiones metafóricas de nuestra psique, definitivamente huellas contemplativas de un autor (el mantra de los 3 puntos).

Extrayendo del recorrido signo-gráfico,los trazados son signos plásticos, gráficos, arquitectónicos o pictóricos entre otros.

 

Y por qué no, descubrir, reinventar incluso estudiar nuestros signos…si no son más que herramientas de autoconocimiento, una marca personal ¿verdad?

 

Texturas

 

La textura en un continúo ordenado de signos ya sean repetidos, cruzados, superpuestos o entrelazados, desde luego van a caracterizar una superficie aportándole un valor añadido de sensaciones táctiles y visuales (que mejor medio de comunicación, ¡no crees?).

 

Cualquier superficie aparentemente puede carecer de ellas pero si nos fijamos detenidamente ( instrumento que nos permita hace zoom, también vale), podemos ver ya sea directamente, porque así lo deseamos, o indirectamente, por el proceso de fabricación, una amplia gama que va desde superficies rugosas, pasando por satinadas, porosas y absorbentes.

 

Como el color, nuestras texturas van a influir en la forma que percibimos el mundo (qué exagerados, risas), creando corrientes (como esas que crean los mares) de atracción o desapego en función de las propiedades, las impresiones visuales y táctiles de variados efectos.

 

Unos ejemplos muy típicos son la madera y el vidrio (tenemos un par de entradas muy ilustrativas sobre estos materiales), la primera según los dogmas resulta cálida y agradable al tacto, por ello aceptamos ese contacto visual, la proximidad de muebles y  demás elementos de madera. El segundo duro al tacto y aparentemente frágil parece escapar a esa zona de confort.

 

Ni que decir, antes de pasar a una clasificación, cualquier superficie se le puede añadir o modificar su valor, sometiéndola a punteado, coloreado, frotado, signos varios…ofreciendo cualidades que por sí no tienen. Bueno, vamos abreviando y finalizando.

 

Hay varias clasificaciones, pero  a nosotros nos gusta la siguiente…

 

…adelante clasificación:

 

Texturas orgánicas (naturales).

Aquéllas formadas por partículas informes o pequeños signos aparentemente desordenados,  ejemplos varios la corteza de los árboles y  la naturaleza (ríos que desembocan en mares de texturas) en sí.

Texturas geométricas.

Para su génesis se utilizan signos de generación sistémica y reiterativa. Ejemplos como sucesión de líneas cruzándose a 90 grados, pequeños elementos geométricos (líneas, puntos, comas, nueves…), en retícula, uno al lado de otro o superpuestos, con un espesor variable. Decir y fin, que tanto en la naturaleza como en texturas artesanales, o de producción  se encuentran ambos tipos (obviedades).

 

Más abajo de tanta textura vas a encontrar unos enlaces de interés en lo que puedes encontrar mucho texturizado.

 

Saludos…

Pic: Alexandra / München (Las texturas están presentes en todos lados, la marca personal de un helado que nos evoca el mismo).

 

Enlaces de interés:

Texturas, invisibe sensación. Ángeles Nieto.

Deco & Brico Mon.

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.